‘Lo que queda’ es un proyecto en torno a la memoria y la comunidad basado en el juego del Oulipo ‘Je me souviens’ que Georges Perec tomó de Joe Brainard. En él, Georges Perec compone un paisaje de recuerdos de su infancia utilizando la fórmula ‘Me acuerdo de…’. Encadenando recuerdos crea un cuadro que funciona como los álbumes de fotos. Historias privadas que poco a poco van creando una historia común, el relato de una época, un momento histórico. Por eso buscamos recopilar los recuerdos privados para ir trazando un relato que nos englobe a todos, que nos sostenga y nos diga, en el que podamos encontrarnos. ‘Lo que queda’ se traducirá en una instalación compuesta con los recuerdos recopilados. También dará lugar a una pieza escénica en tránsito que se irá completando y modificando en cada encuentro con los recuerdos de esta página. Os invitamos a que compartáis vuestros recuerdos para así construir un relato juntos de lo que somos.

  • perec-puzzle-piece -


Recuerdan

Escribe tus recuerdos...
  1. Me acuerdo de un día de tormenta. Mi hermana pequeña se pasó toda la tarde apretándome con fuerza un dedo.

    Javier Hernando

    1 / 24 / 2015


  2. Me acuerdo de la novia de un campamento al que fui en Asturias, y que se llamaba María. ¿Qué habrá sido de ella?

    Pedro Gómez

    1 / 24 / 2015


  3. Me acuerdo de mi primer polvo: en el jardín de la comunidad de un chica que apenas conocía.

    Julián Torres

    1 / 24 / 2015


  4. Me acuerdo cuando se cayeron las Torres Gemelas. Esa tarde había quedado con mis amigos para jugar al fútbol y acabé yendo con ellos al peluquero.

    Julián Torres

    1 / 24 / 2015


  5. Me acuerdo de una noche que había salido con mis amigos del instituto de fiesta, tendría unos 16 años, creo, y nos fuimos al supermercado a comprar bebida y luego a las vías del tren a beber, en un sitio por donde va la gente a sacar a sus perros de paseo y hay una roca enorme que utilizábamos de tobogán sentados encima de una botella de plástico, y entonces llegó una periodista y nos hizo una entrevista para la televisión local, y nos dijo que nos taparía las caras para que no nos reconocieran, pero luego cuando salió por la tele vimos que no había pixelado nada.

    Julián Torres

    1 / 25 / 2015


  6. Me acuerdo de los niños jugando en el patio del colegio. Un campo para seis o siete partidos simultáneos. Gente corriendo en direcciones contradictorias, chocándose por tener la mirada puesta en el balón. ¿Qué balón? Había demasiados, recuerdo que a veces me detenía en la vorágine y me sentía como el ojo de un huracán. Todo se ralentizaba y los balones parecían realizar una coreografía premeditada como si fuesen pelotas de un equipo de gimnasia rítmica, todos en su lugar exacto.

    Mario Muñiz

    1 / 25 / 2015


  7. Me acuerdo de ponerme mi primer sujetador.

    Ana García

    3 / 2 / 2015


  8. Me acuerdo de no encontrarme el agujero con el primer Tampax...

    IROL

    3 / 2 / 2015


  9. Me acuerdo de estar saltando en la cama y sentirme solo. 7 o 8 años de edad.

    xavier manubens

    3 / 2 / 2015


  10. DEL OLOR DE LA NUCA DE MI COMPAÑERO DE CLASE DE HACE VEINTE AÑOS

    zeneida

    3 / 2 / 2015


  11. Me acuerdo de la primera vez que anduve sin las rueditas de la bicicleta. Sin duda, ha sido la experiencia más cercana a volar.

    Felipe

    3 / 2 / 2015


  12. Me acuerdo de que a los veinte años me acosté con un tío que sólo tenía un huevo. Él me invitó a tocárselos y me preguntaba si no notaba nada raro. Yo, en mi absoluta ignorancia testicular, sólo veía una bolsita de pellejo llena a medias, pero tampoco me extrañaba mucho. Se rió de mí y me dijo: "Qué jovencita eres, no tienes ni idea".

    Sabina

    3 / 2 / 2015


  13. Me acuerdo de cuando hacía las prácticas del carnet de conducir antes de ir a trabajar, a las siete de la mañana. Una mañana de frío invierno madrileño, cerca de la Glorieta de Embajadores, mi profesor y yo vimos cómo una kunda que iba hacia Las Barranquillas se había calado. Los yonquis se bajaron e intentaron empujar el coche. Era fascinante verlo: sus brazos tan flaquitos, sus cuerpos idénticos, como de modelo muy moderna. El coche no avanzaba ni un centímetro. Nos reímos mucho, casi llorábamos, y eso que nos llevábamos a matar.

    Urraca

    3 / 2 / 2015


  14. Me acuerdo de las manos de mi madre.

    Alejandro Molina

    3 / 2 / 2015


  15. Recuerdo lograr que una novia pelirroja que tenía en la guardería comiese jamón. Jamón cocido. Se llamaba Orly. Era judía.

    alejandro

    3 / 2 / 2015


  16. Me acuerdo de tener tres años y sentirme sola. Todos son muy grandes y yo no llego a la mesa. Hay mucha luz.

    Ana García

    3 / 2 / 2015


  17. Me acuerdo de estar esperando más de media hora a la ambulancia cuando mi padre tuvo el infarto cerebral.

    Ana García

    3 / 2 / 2015


  18. Me acuerdo de aquella colección de cuentos de Cortázar que compré en la Plaza de Armas de La Habana y de esa frase que venía subrayada dentro en color amarillo: "Una vez más estar pensando todo lo que a los otros les bastaba sentir".

    André Guber

    3 / 2 / 2015


  19. Me acuerdo de cuando me llamabas Cereal.

    André Guber

    3 / 2 / 2015


  20. Me acuerdo del beso que me diste en la nuca en mitad de tu cama.

    Ana Hache

    3 / 3 / 2015


  21. Me acuerdo de cómo lloré la noche en que nos prohibieron juntarnos. Y de como al día siguiente tú me abrazaste y yo ya no lloré más. Me acuerdo y han pasado quince años.

    Ana Hache

    3 / 3 / 2015


  22. Me acuerdo de las sábanas gigantes de la cama de mi abuela

    Pedro

    3 / 3 / 2015


  23. Me acuerdo de ella. Diez años y dos novias después.

    Pedro

    3 / 3 / 2015


  24. Me acuerdo de hacer transbordo durante más de cinco años en la estación de metro de Diego de León y de que siempre sonaba https://www.youtube.com/watch?v=8Pa9x9fZBtY en el pasillo.

    María

    3 / 3 / 2015


    Share
  25. ME ACUERDO DEL "CONTENIDO" DE UN PÁJARO MUERTO SEMIOCULTO BAJO UNA PIEDRA: CIENTOS DE BAMBOLEANTES GUSANITOS BLANCOS

    GONZALO DUQUE

    3 / 3 / 2015


  26. Me acuerdo de cuando mi madre se tiró vestida a la piscina para salvarme, me había metido con un flotador redondo y me escurrí por el agujero. Recuerdo ver muchos colores, luego le dije que había visto tiburones.

    Macarena

    3 / 3 / 2015


  27. Me acuerdo de cuando le dije a mi padre que, además de los hombres, también me gustaban las mujeres. Él me dijo que le parecía normal, porque había mujeres que eran muy guapas.

    Amaranta

    3 / 3 / 2015


  28. Me acuerdo de una noche que me estaba lavando los dientes antes de meterme en la cama. Entró mi padre al baño y me dijo "ven, te voy a enseñar algo". Estábamos los dos en calzoncillos. Él ya gordo, con el cuerpo cansado. Yo pequeño, cuerpecín adolescente. Fuimos a la ventana y me enseñó algo sobre estrellas, a lo mejor me enseñó a encontrar una constelación, no me acuerdo muy bien. Lo que sí recuerdo es la impresión de que él sabía muchas cosas y que las estaba compartiendo conmigo. Y que ésos eramos el padre e hijo que habríamos podido ser. Luego, sin más, nos fuimos a dormir.

    Steve

    3 / 15 / 2015


  29. Me acuerdo de una noche que el puerta de la Vía Láctea me quería pegar. Yo no entendía por qué, iba tan pedo que se me había olvidado que me había pasado los diez minutos anteriores cuidadosamente despegando un cartel que estaba pegado justo a su lado, mientras él me decía que parara sin que yo me enterara. A mí la situación me daba risa, hasta que se puso violento. La gente de la cola impidió que la cosa pasara a mayores. Luego me lo explicaron y quise ir a disculparme pero la amiga con la que estaba me convenció de que mejor lo dejara correr.

    Steve

    3 / 16 / 2015


  30. Me acuerdo de cuando andábamos a escondidas por los pasillos prohibidos del cole, donde vivían las monjas.

    Miguel Ángel Ruz

    3 / 16 / 2015


  31. Me acuerdo cuando creía en el bien y en el mal y me anotaba en diferentes actividades para ser bueno.

    Pato

    3 / 17 / 2015


  32. Recuerdo estar contando un cuento de Rodari en una plazoleta de Granada. La poca gente que se había sentado para escucharme había ido desapareciendo poco a poco, hasta que no quedó nadie. No paré de contar. Quise terminar el cuento aunque fuera por la forma. Las últimas palabras cayeron en la plaza vacía, seguidas por un aplauso solitario. Sorprendido, me di la vuelta. Detrás de mí, aislada de su terraza, había una mesa donde se sentaba el único espectador de mi función. Su triste aplauso me alivió. - Qué bonito, me dijo él. - ¿Realmente le ha gustado? No ha quedado nadie. - La gente no se entera. Así conocí a Rubén.

    Luca

    3 / 17 / 2015


  33. Me acuerdo del día en el que lo conocí. Fue en una fiesta. Él iba vestido de mujer y me entregó el premio de un concurso de baile. Después invité a todo el mundo a mi casa, pero vino la policía y el plan se jodió. Nunca me di cuenta de que él estaba allí, en esa fiesta. De vez en cuando, justo antes de dormirnos, lo hablamos. Él jura que sí que estaba. Él jura que fue él el que me dio el premio. Yo sólo recuerdo bailes, aplausos, gente, y, muy a lo lejos en el recuerdo, un hombre disfrazado de gitana, pero nunca cerca de mí ni hablando conmigo.

    Sista

    3 / 17 / 2015


  34. Me acuerdo de cuando le pedí a mi abuelo que me enseñara a nadar. Años después, me confesó que él tampoco sabía, pero que aprendió para enseñarme. Así que los dos aprendimos juntos a nadar en la misma piscina azul de la Rioja.

    Disoluta

    3 / 17 / 2015


  35. Me acuerdo de cuando estaba convencida de que era hermafrodita. No sé por qué, pero lo sabía. Había visto un documental sobre el tema con mi padre y me había quedado angustiada. Ya sólo quedaba esperar a que me descubrieran los testículos no descendidos. Al poco tiempo me vino la regla por primera vez. Salí del baño y se lo dije a mi padre. Y él, como si hubiese leído mi mente, dijo: ¡Qué bien! ¡Así ya sabemos que no eres hermafrodita!

    Tilacina

    3 / 17 / 2015


  36. Me acuerdo del 23-F en Madrid. Estaba preparando oposiciones en una academia de la c/ Carretas y nos dijeron que nos fuéramos a casa. Junto con un amigo bajamos por la Carrera de San Jerónimo. Al llegar a las Cortes estaba lleno de policía y no se podía cruzar. Nos fuimos a casa y pasé toda la noche pegada al transistor.

    Raviel

    3 / 18 / 2015


  37. Recuerdo la sensación de que una mano hulkiana se metiera dentro de mi y me oprimiera el corazón, sintiendo un dolor profundo y real, que me llevaba la mano al pecho instintivamente. Ahora trato de que las cicatrices no se reabrán y de vivir apasionadamente y positivamente, por mí, por él!

    Yo misma

    3 / 19 / 2015


  38. Ya no tengo recuerdos. (Como mi abuelo, mi abuela, mi abuelo y mi abuela)

    LEGO

    3 / 21 / 2015


  39. Me acuerdo que ayer 24 de marzo cuando firmaba mi divorcio, pensé en el comentario de una psicóloga unos años atrás, ella me decía que mi matrimonio estaba destinado a fracasar porque me había casado un lunes.

    L

    3 / 25 / 2015


  40. Me acuerdo del olor a café en la casa de mi mejor amiga por las mañanas.

    María Carvajaal

    3 / 28 / 2015


  41. Me acuerdo de cuando olvidábamos todo.

    David Phillips

    3 / 29 / 2015


  42. Me acuerdo de la marca pálida que le dejaba la camiseta interior con la que trabajaba en el campo a pleno sol. Me acuerdo de sus enormes manos ásperas como la corteza de un árbol, todo él, robusto como un roble. Me acuerdo de verle sentado encogido sobre aquella máquina y el sonido de su respiración ronca, como un serrucho hincando sus dientes en la madera. Aquellas navidades no vi como se derrumbaba aquél a quien yo creía árbol, pero aún se conservan vivas sus raices en mí.

    David Phillips

    3 / 29 / 2015


  43. Me acuerdo de tanto que no se por dónde comenzar a recordar.

    David Phillips

    3 / 29 / 2015


  44. Me acuerdo cuando sospeché que mi mamá me iba a matar. Era un domingo en la tarde y yo me desperté de una siesta al lado de ella. Se estaba viendo una película de un asesino en serie que se disfrazaba de lo que fuera necesario para matar mujeres; de plomero, de peluquero, en fin, de lo que fuera para pum! asesinarlas. Y les dejaba la marca en la frente de unos labios rojos. Cuando se terminó la película y llegó la noche yo miraba y miraba a mí mamá y pensaba: eh, ¿esta sí será ella? ¿O será mi asesino? Le tuve miedo todas las noches durante varios días hasta que llegó mi papá de un viaje. Ella no entendía por qué, todas las noches, le preguntaba que si ella sí era mi mamá, que por favor me dijera la verdad.

    Valentina

    3 / 29 / 2015


  45. Me acuerdo de jugar al Risk y de perder siempre, por seguir una estrategia inverosímil, idiota, demasiado ambiciosa y rebuscada. Si mi objetivo era conquistar África, por ejemplo, en vez de intentar conseguirlo hacía prácticamente lo contrario. Empezaba por intentar conquistar, digamos, el noreste de Asia, o Groenlandia. Creo que la intención era que al final llegaría a África por todos lados a la vez, conquistando el mundo entero. Me acuerdo de pensar, esto ya más reciente, que en la vida seguía una estrategia similar, con idéntico resultado.

    S

    4 / 6 / 2015


  46. Me acuerdo...

    Jey

    4 / 18 / 2015


  47. ME ACUERDO DE ODIAR EN SILENCIO LAS CATEQUESIS MAÑANERAS DE LOS SÁBADOS PREVIAS A TOMAR LA PRIMERA COMUNIÓN. COINCIDÍAN CON EL PROGRAMA DE LA TELE "LA BOLA DE CRISTAL". HUBIERA APRENDIDO MÁS DE LA BRUJA AVERÍA QUE DE LAS MORALINAS SOMNÍFERAS DEL CURA, AUNQUE EN ÉL ERA DIVERTIDO VER CÓMO SE LE INTRODUCÍA EL PANTALÓN ENTRE NALGA Y NALGA POR LA COSTUMBRE QUE TENÍA DE SUBIRSE TAL PRENDA CASI A LA ALTURA DE LAS TETILLAS.

    Jey

    4 / 18 / 2015


  48. Me acuerdo de las manos de mi padre mientras me sacaban sangre

    María Glez.

    4 / 18 / 2015


  49. Me acuerdo del olor de las ojotas nuevas antes de cada temporada de colonia como sinónimo de felicidad. Preparar la vianda, la mochila, la malla, el sol, la sombra para la merienda, jugar por jugar nomás y horas de pileta.

    VICTORIA

    4 / 18 / 2015


  50. Me acuerdo. Me llamabas búho y masajeabas mi cabeza mientras en tu móvil sonaba Bambino. Recuerdo pensar que podríamos estar así para siempre. Después me dejaste. Lloré y recuerdo que dormí varias horas seguidas por primera vez en muchos días. Luego ya no lloré más.Y maté a mi búho interior. Ahora siempre llevo los ojos cerrados.

    Angie

    4 / 18 / 2015


  51. Me acuerdo de la primera vez que fui a pescar. Era una caña especial para niños. Era pequeña como yo, azul marino metalizado, liviana, con un carrete que parecía de juguete y venía con una boya de regalo. El día que la estrené estaba muy nervioso, siempre había visto pescar y sólo ayudaba a quitar el pescado del anzuelo, pero esta vez yo tenía la caña sólo para mi y le prometí a mi madre llevarle la cena (porque a mi nunca me ha gustado el pescado). Mi padrastro me lo prepara todo para hacer el primer lance: le ponemos la masilla de pan para que los peces coman y piquen, la boya está en su sitio con sus plomos justos para que se equilibre, la marea estaba comenzando a subir, la visera en la cabeza para protegernos del sol, el cubo a mi lado para ir echando los pescaditos y el sandwich, el agua, las galletas y el batido de chocolate en la neverita de playa para cuando me diese hambre. Al cabo de un rato, me di cuenta que los peces eran mas listos que yo y se comían siempre mi pan sin hundir la boya, empecé a aburrirme, me senté en la roca, con mi caña azul marino metalizado que no paraba de mover, de un lado para otro, para llamar la atención de los peces y para ver como se movía la boya y hacía esas hondas en el agua, pero también me aburrí de eso y dio comienzo la cantaleta de: "me aburro...", "¿me puedo bañar...?", "¿por qué no pican?", "Claro, es que por tu roca hay mas peces", le decía a mi viejillo. Pero de pronto mi boya se empiezo a mover, a dar como saltitos, creo que solté un "¡¡ohh!!", pero todo fue tan rápido... Sentí el tirón, la caña empezó a doblarse por la punta y a temblar, la boya desapareció debajo del mar, me puse de pie y empecé a ejercer una fuerza descomunal para que el pez no se me escapara, a todo esto mi padrastro me gritaba desde su roca: "¡Tira y recoge nailon con el carrete! ¡¡Tira!!" Yo tiraba, pero no podía más y le dije algo así como "No puedo... creo que es un tiburón porque tira mucho". La batalla entre el pez y el niño estaba servida, la caña cada vez se doblaba y temblaba más, sentía la desesperación del pez por escapar, mi padrastro continuaba gritándome a la vez que empezaba a recoger su lance para venir a echarme una mano, los demás pescadores me miraban, yo estaba a punto de soltar la caña porque no podía con el "tiburón", cuando de repente "¡crack!" mi caña se partió por la mitad, no sé de que manera pero también el nailon se rompió y yo me quedé con cara de tonto, llorando, con media caña de pescar en mi mano, me llevé una pequeña bronca de mi padre (por lo visto la caña había costado su dinerillo, era de buena calidad), mi madre se quedó sin la cena que le prometí y un pez se quedó nadando por el océano con media caña de pescar, azul marino metalizado, enganchada de su boca.

    Albano

    4 / 19 / 2015


  52. Me acuerdo, cuando era pequeña, de los viajes interminables hacia el sur cada verano. Las idas siempre eran mucho más cortas que las vueltas. El cielo encapotado marcaba el final de las vacaciones. Durante el trayecto mi padre, al volante, hacía un ruidito muy molesto con la boca, o eso pensaba yo en mi ignorancia infantil. Mucho tiempo después descubrí que eran los intermitentes.

    Susana

    4 / 19 / 2015


  53. Me acuerdo de la infinita crueldad de los niños de mi pueblo, que para entretenerse con los más pequeños, se dedicaban a hacer pelear a aquellos que se llevaban bien, entonces tu tenias un amigo y a la salida del colegio recuerdo que nos separaban y comenzaban a decirle a uno y a otro que su amigo había dicho tal cosa de su madre o de su hermano, o lo que sea con tal de hacerlo enfadar lo suficiente como para que se peleara, si estas estrategias alguna vez no funcionaban, yo nunca me creía que mi amigo, con el que jugaba todas las tardes hubiese dicho aquello, entonces directamente nos amenazaban, ellos eran mayores, a que si no comenzábamos la pelea, la comenzarían ellos contra alguno de nosotros, hubiese sido épico que alguna de esas veces hubiésemos reunido el valor de enfrentarnos juntos a los mayores, eso si que hubiese sido bueno, pero no, recuerdo querer irme de mi pueblo desde los 6 años.

    jose

    4 / 30 / 2015


  54. Me acuerdo de la noche que murió mi padre, era julio y yo tenía doce años. El estaba en el hospital, le hacían una transfusión de sangre a vida o muerte. Soñé que moría y me desperté llorando. En ese momento llamaron al timbre, ya amanecía. La vecina de abajo, que tenía teléfono, venía a decirnos que mi padre no había resistido la operación. Mi padre tenía 33 años.

    Luisa Antolín

    5 / 22 / 2015


  55. Me acuerdo de pequeña que, un día en el que mi madre me encontró metida en la bañera llena de leche, me preguntó muy sorprendía qué hacía yo bañadome con leche. Le contesté que quería volverme blanca. No me acuerdo si se echó a reír o si se puso triste.

    L

    6 / 4 / 2015


  56. Me acuerdo como mi abuelo solía apretarme muy (muy) fuerte un dedo para hacerme rabiar.

    Nata

    6 / 5 / 2015


  57. Recuerdo los veranos de mi adolescencia, 3 meses sin nada que hacer, la obligación de llenar las horas , el mar y una biblioteca llena de libros.

    Raviel

    6 / 10 / 2015


  58. Me acuerdo de la voz de mi abuela en la cama de al lado rezando muy bajito por la noche para que me salieran bien los exámenes; era como un mantra relajante para mí...

    Montse Segovia

    6 / 10 / 2015


  59. Me acuerdo de que cuando mi perro era un cachorro se subió jugando encima de mi cabeza y no paraba de dar vueltas. No he vuelto a reírme de una forma tan "pura" y " sincera ".

    Carmen

    6 / 10 / 2015


  60. Me acuerdo del primer día que baje esquiando desde el Veleta y llegué sana y salva a Pradollano. Hacía un día radiante, sol, la nieve perfecta y poca gente. Todo era blanco y azul. Veinte minutos haciendo curvas, las piernas me temblaban por el esfuerzo. Recuerdo haber pensado que era lo más parecido a un orgasmo.

    Pilar C

    6 / 10 / 2015


  61. Me acuerdo de jugar en la calle de mi barrio, aún sin asfaltar, a la olla, el rescate, el churro...benditos veranos...

    Luis

    6 / 10 / 2015


  62. Me acuerdo de la contrario a los derechos humanos que era estudiar latín y filosofía con 16 años...

    Federico

    6 / 10 / 2015


  63. Me acuerdo del olor a jazmin y del canto de las chicharras por el camino de arena que llevaba a la playa.

    margarita

    6 / 10 / 2015


  64. ME ACUERDO DE LA SENSACIÓN DE LIBERTAD CUANDO MI PADRE SOLTÓ LA BICICLETA Y YO PEDALEABA SOLA

    Minerva Vázquez

    6 / 11 / 2015


  65. Me acuerdo de como peleábamos en el agua como auténticas fieras. Remolinos y una enorme y potente corriente hacían casi imposible acercarse a las víctimas. Los dos socorristas delante y nosotros cuatro ayudando atados a la cuerda con los salvavidas. De los tres ahogados sacamos a dos vivos. El tercero, el padre falleció. No sabía nadar y se había lanzado a por sus dos hijos desesperado. Un alegre y triste recuerdo a la vez

    Julio Martín

    6 / 11 / 2015


Me acuerdo...

Completa la frase del formulario con tu recuerdo...


Tu email no será publicado. Los campos marcados son obligatorios *


Un proyecto de Los bárbaros


Los BÁRBAROS 2013©
Design by Verbena